10 motivos y consejos para viajar por el mundo (o intentarlo)

Al principio puede parecer una locura. Más si miramos alrededor. Los mandatos sociales, presiones, influencias e ideas sobre cuál es “el camino correcto” atentan contra las almas viajeras. En general nos criamos bajo un modelo determinado por la rutina, el egoísmo, el materialismo, el consumo. Las prioridades son claras: estudiar, recibirse, trabajar de sol a sol, lograr un ascenso, comprarse el autito, después la casa, formar una familia, seguir trabajando -probablemente en algo que no disfrutamos-, estresarse por eso, enfermarse para finalmente llegar a anciano con la sensación de que la vida se nos pasó frente a nuestros ojos sin haberla disfrutado. Parece guionado. Vinculamos el viaje con ese par de semanas laborales que tenemos al año, más asociadas al descanso o al entretenimiento que al descubrimiento y el aprendizaje. Creemos estar en un proceso de búsqueda constante, intentando llegar a algún lado, y no nos percatamos que en realidad la vida es un camino, es hoy, es ahora.

Perdemos de vista el presente, no vivimos el momento. Estamos vivos, pero no viviendo. Seguimos la corriente, los estereotipos, no confiamos en nosotros mismos, tenemos miedos. Es cierto que la suerte juega un papel importante, la realidad que nos toca, y a veces resulta difícil revelarse al sistema, arriesgarlo todo y salir a hacer realidad nuestros sueños;  algunos no tienen opción. Pero no es imposible, y los casos de personas que se animan a escaparle a la zona de confort son cada vez más numerosos. A continuación y basándome en mi experiencia personal tras años viajeros comparto unos consejos y razones que espero sirvan de motivación para aquellos a los que el deseo por conocer el mundo les esté quemando por dentro.

Baño en las aguas sagradas del templo Tirta Empul, Bali, Indonesia (2015).

Baño en las aguas sagradas del templo Tirta Empul, Bali, Indonesia (2015).

Seguir leyendo

Publicado en Alemania, Argentina, Australia, Austria, África, Bélgica, Bolivia, Brasil, Camboya, Canadá, Chile, Croacia, Ecuador, Escocia, Eslovaquia, Eslovenia, España, Estados Unidos, Francia, Holanda, Hungría, Indonesia, Inglaterra, Irlanda, Italia, Laos, Malasia, Marruecos, México, Nueva Zelanda, Perú, Popurrí, Portugal, República Checa, Singapur, Suiza, Tailandia, Uruguay, Vietnam | Etiquetado , , | 4 comentarios

Indonesia: de Kuta a Gili Trawangan sin escalas

En Indonesia empezaba la tan deseada travesía por el sudeste asiático. Recién llegado al aeropuerto de Denpasar en Bali el calor y la humedad hicieron su repentina presentación, acompañados por los taxistas que agobiaban a los confundidos turistas. Por suerte ya pasé por esto varias veces, especialmente en Marruecos, así que me lo tomé con calma y regateé con varios hasta acordar un precio razonable con el objetivo de llegar al hostel. El mismo estaba en la zona de Kuta, aunque un poco más alejado del caos, algo que quería evitar dentro de lo posible. Arribé de noche y muy cansado, por lo que sólo comí algo, me duché y me acosté a dormir. Mi cuerpo se sentía extraño, posiblemente producto del maldito jet-lag. Pero había algo más, una energía diferente a la cual me iba a ir adaptando.  Ese momento en el cual uno se siente descolocado por completo, y más aún cuando se viaja solo, es difícil de sobrellevar. Pero justamente eso es parte de lo que buscaba, esa hermosa incomodidad e incertidumbre que forma parte de todo verdadero viaje.

Surf y Kuta: sinónimos.

Surf y Kuta: sinónimos.

Estaría sólo el día siguiente en Kuta, ya que no fue el lugar donde me sentí más cómodo. El acoso permanente de los vendedores, la gran cantidad de turista, el surf y el ambiente de fiesta por las noches no me seducían demasiado. Aquí no podía encontrar esa autenticidad que siempre busco en mis viajes, para conocer realmente los lugares y sus habitantes. De todas formas empecé a observar algunas cuestiones típicas del país, como las costumbres musulmanas, por ejemplo, dejar ofrendas en la calle junto a un santuario improvisado. Así que me dirigí hacia Gili Trawangan, una de tres islas paradisíacas a sólo un par de horas de la ciudad, la más grande de ellas. En el barco conocí a Javier, un argentino que venía de trabajar como instructor de buceo en Tailandia y demás. Otro de tantos que hace unos años se animó a cambiar su vida radicalmente para dejar Buenos Aires en búsqueda de algo distinto. Él ya había estado en el lugar, así que me dio varios consejos.

Seguir leyendo

Publicado en Indonesia | Etiquetado , , , , , , , , , , , | 2 comentarios

En las puertas del Sudeste Asiático: síntomas pre-viaje

Ya casi pasó un año desde que escribí “Dejar la zona de confort: historia de un pasaje de ida”, donde reflexionaba sobre lo que se venía en ese entonces y, en definitiva, sobre el periodo en el que estoy inmerso, y al cual le queda mucho recorrido aún. Estos últimos doce meses pasaron rápido, pero experimenté tanta cantidad de vivencias que la lejanía pareciera ser mayor a la real. La mayor parte del tiempo estuve en Nueva Zelanda, trabajando en rubros que jamás hubiera imaginado y también recorriendo gran parte de este maravilloso país. Pasé por muchos momentos, algunos muy gratificantes y otros difíciles desde lo anímico y emocional, que finalmente pude superar para sacarle provecho a mi estadía. Fue así que me llevé un aprendizaje enorme, que se hará aún más notorio con el paso del tiempo (ningún mar en calma hizo experto a un marinero). Entremedio realicé dos viajes vinculados a lo afectivo: uno a Estados Unidos y otro de regreso a la Argentina, donde me encuentro ahora, de visita. Nada de esto estaba en los planes, pero así se dio y no me arrepiento.

En tanto, me enteré que me fue asignada una plaza para cursar un Máster en Periodismo de Viajes en la Universidad Autónoma de Barcelona a partir de febrero del 2016, una oportunidad única, que condicionó todo. Por ello también regresé a mi tierra sabiendo que de no hacerlo ahora pasaría demasiado tiempo hasta poder hacerlo, y la verdad que andaba necesitando revitalizarme junto a mis seres queridos que siempre me apoyan y ayudan, recargar energías para lo que viene. Pero por otro lado fue extraño volver, ya que físicamente estoy en un lado y mentalmente en otro. Mi ansiedad suele tomar más protagonismo del que quisiera. De nuevo aparecen algunos miedos, dudas y angustias, siento estar en una zona gris, a medio camino, aunque considero que esto es parte del proceso lógico. Todo pasará cuando me encuentre otra vez en las rutas, cuando enderece el barco y siga la estela de mis pasiones.

Seguir leyendo

Publicado en Camboya, Indonesia, Laos, Malasia, Popurrí, Singapur, Tailandia, Vietnam | Etiquetado , , , , , | 9 comentarios